Hacia el Monte Koya (Koyasan)

Desde Nara llegamos a la estación de Shin Imamiya (el trayecto dura 36 minutos), donde cogemos otro tren que nos llevará hasta la estación de Gokurakubashi, ya en el interior de Japón.

Para llegar al Monte Koya decidimos comprar el “Koyasan world heritage ticket”, que incluye en su precio todos los trayectos ida y vuelta desde Shin Imamiya hasta Koyasan, incluyendo los buses y el funicular (abajo describimos con más detalle el modo en que llegamos a Koyasan). Además dan descuentos en algunas tiendas. Estos tickets también los compramos a través de la agencia que también se encargó de que los tuviéramos en el ryokan Yuu de Kyoto.

Mientras esperamos la llegada del tren, probamos helados de te verde y blanco, que compramos en la estación. Ya de camino descubrimos paisajes alucinantes: comenzamos a subir y aparecen bosques y más bosques, de cañas de bambú o de árboles de entre 20 o 30 metros. Vemos saltos de agua, ríos, casitas, templos y más templos. El tren circula por una vía única; por ello cada vez que llegamos a una estación el tren detiene su funcionamiento  por varios minutos, para dejar pasar al tren que viaja en sentido contrario.

He de avisar dos cosas sobre el tren:

a) No tiene baño (como el trayecto dura casi dos horas, pues es sugerible que paséis por el baño en Shin Imamiya, en especial si habéis probado los helados…)

b) Tenéis que ir en los primeros 3 coches, ya que el tren se separa a no mucho de comenzar el trayecto dejando atrás los otros.

Al finalizar el trayecto cogemos un funicular único, que sube un desnivel de 580 metros, con una pendiente sumamente empinada. Alrededor, bosques y más bosques y agua por todas partes….incluso quedan rastros de nieve.

El tren y el funicular están coordinados (como no! si en Japón todo lo tiene todo super organizado!), así que no hay necesidad ni de correr ni de esperar. Lo mejor es coger asiento en la parte central del funicular, ya que es en esa zona donde está el ascensor al salir y te evitas subir muchas escaleras (si se va cargado se agradece).

Una vez arriba cogemos el bus número 2 y bajamos en la novena parada, 10 metros antes del Templo.

Bajamos del bus: ¡Por fin hemos llegado! A la derecha de la parada del bus se encuentra el templo Eko-in, donde nos hospedaremos por una noche para llevar el ritmo de vida de un monje budista. Esto resultará muy sencillo, ya que el Monte Koya es el centro mundial del budismo shingon. De hecho, pese a no tener más de 10.000 habitantes, Koyasan tiene más de 100 templos. Nos comentan en el pueblo que, hasta hace no mucho, las mujeres y hombres corrientes tenían vedado el ingreso al monte, el cual solo estaba reservado para los estudiantes del Budismo. No es de extrañar, por tanto, que casi todos los habitantes estén ligados a los templos y que todo (si, todo) cierre a las 17:00 horas.

Ojo: el check in en los templos se hace solo hasta las 16:00 horas. Así que es mejor salir con tiempo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: