Cementerio y Templo Oku No In

Para llegar al Templo Oku No In, donde descansa el espíritu de  Kobo Daishi -fundador del budismo shingón- has de atravesar todo el cementerio, incluyendo sus más de 200.000 tumbas y  dos puentes. El cementerio es precioso, lleno de verde, árboles inmensos y muchos monumentos a los muertos. Puedes tardar un par de horas si deseas recorrerlo con calma y disfrutar de los detalles.

El tercer puente es la referencia para reconocer la entrada del templo, un punto sagrado para los budistas. Para pasar por él has de quitarte gorros y gafas y “lavar tu espíritu”. Para ello, primero te lavas las manos con el agua de la fuente que está próxima al puente y luego escoges tirarle agua a una de  las múltiples estatuas de los dioses (se dice que la elección no es casualidad y que ese será el dios que te cuidará).

Una vez dentro, recorremos el templo. Entramos brevemente, ya que estaban de servicio y no deseabamos interrumpir. Por ello, nos fuimos a la Sala de las Lámparas, una casa de dos pisos que está cercana al templo principal. La sala es espectacular. En ella cada lámpara -y hay muchas, desde el suelo hasta le techo de cada piso- representa a una familia, por la que los monjes rezarán eternamente (para ello, las familias ya han dado un “donativo” al templo)

Ya de regreso en el templo, chequeamos internet, nos despedimos de los monjes y comenzamos el viaje hacia Osaka.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: